Técnicas y tratamientos para rejuvenecer la piel

Jul 3, 2020 | Consejos de Belleza | 0 Comentarios

Actualmente son varias las técnicas que podemos utilizar para ralentizar el envejecimiento de la piel.
Es importante conocer las razones por las que nuestra piel envejece, ya que a partir de ellas podremos entender mejor las técnicas recomendables para el rejuvenecimiento de la piel, una serie de tratamientos y consejos con los que vamos a disfrutar de una piel más joven retrasando los signos de la edad y de un mal cuidado.

¿Por qué envejece la piel?

Es importante entender que nuestra piel está formada por células, las cuales tienen una vida determinada, y una vez la cumplen, mueren y dan lugar a ser reemplazadas por otras células nuevas.

Sin embargo, con el paso de los años y conforme nuestra edad va avanzando, estas nuevas células van perdiendo parte de sus capacidades, de manera que por ejemplo se reduce la producción de proteínas y de colágeno, ambos compuestos esenciales para la estructura de la piel.

Pero no sólo la edad afecta al envejecimiento de la piel, sino que también hay otros factores tanto externos como internos que van ligados a la contaminación, alimentación, hidratación, estrés, malos hábitos como el consumo de alcohol y tabaco y por supuesto también a la exposición al sol.

Poco a poco, al carecer de este tipo de compuestos y al verse expuesta a los agentes tanto externos como internos anteriormente mencionados, la piel va perdiendo su elasticidad y brillo con lo que aparecen las arrugas y presenta esa apariencia envejecida.

Curso Plasma Pen


Curso Personalizado
Prácticas con modelos reales
Título Nominativo

Cómo luchar contra el envejecimiento

Tal y como hemos comentado anteriormente, hay dos elementos principales a la hora de estudiar el envejecimiento de la piel que son el paso de los años y los elementos o factores internos y externos que van ligados fundamentalmente a nuestros hábitos, y si actuamos frente a ambos, lograremos un rejuvenecimiento facial efectivo y que además se hará patente en un plazo corto de tiempo.

Comenzamos con los factores internos y externos, los cuales vamos a poder cambiar modificando nuestros hábitos, y para ello os damos estas recomendaciones:

• Alimentación: la alimentación es uno de los pilares fundamentales de nuestra juventud, y no olvidemos que el objetivo va a ser el de aportar todos los nutrientes necesarios que van a permitir que las células cuenten con todos los recursos para poder garantizar que los tejidos estarán perfectamente conformados. Esto no sólo beneficia a los tejidos como es la piel, sino que también actuara de forma beneficiosa sobre los que conforman nuestros órganos, mejorando la salud. Por ello hay que comer de todo pero en las cantidades adecuadas.

• Contaminación: la contaminación es uno de los elementos que más negativamente afectan al estado de nuestra piel y a nuestra salud, por lo que debemos evitar una exposición prolongada en lugares donde hay una contaminación elevada.

• Descanso: descansar adecuadamente es también muy importante para tener una piel en buenas condiciones. Esto significa que vamos a tener que dormir las horas necesarias y hacerlo con un sueño de calidad.

• Ejercicio físico: a través del ejercicio físico vamos a conseguir mejorar nuestra salud, lo que significa que nuestro cuerpo va a funcionar de un modo mucho más optimizado, logrando una mejora sustancial incluso en la producción de células y administración de nutrientes, a la par que eliminamos todo aquello que no necesitamos y que puede afectar negativamente a nuestro organismo.

• Exposición al sol: el sol es otro de los enemigos del rejuvenecimiento, ya que una excesiva exposición al mismo no sólo nos va a deshidratar, sino que además afecta negativamente a nuestras células fomentando el envejecimiento prematuro. Evitaremos exponernos al sol en las horas en las que hay una mayor radiación, y sobre todo utilizaremos una crema solar de calidad y con un alto factor de protección que ira ligado al color de nuestra piel.

• Hidratación: la hidratación es otro de los factores clave si queremos tener una buena salud y una piel perfecta, y de hecho, se considera uno de los esenciales en el rejuvenecimiento de la piel, de manera que vamos a tener que acostumbrarnos a consumir más agua en la cantidad necesaria en función de nuestras necesidades, las cuales irán determinadas sobre todo por nuestra actividad.

• Malos hábitos: existen algunos malos hábitos que afectan muy negativamente a nuestra piel, no sólo creando sensación de edad, sino también impidiendo el rejuvenecimiento corporal. Entre ellos destacamos el tabaco y el consumo excesivo de alcohol. El tabaco debemos olvidarlo por completo, ya que es responsable del envejecimiento prematuro de las células al impedir su correcta oxigenación, mientras que el alcohol en bajas cantidades no va a afectar de forma negativa, pero si nos excedemos en su consumo, vamos a tener problemas de hidratación, con lo que nuestra piel será más débil y estará más expuesta a cualquier tipo de agresión externa como puede ser el sol.

• Reduce el estrés: el estrés es también un gran enemigo de nuestra salud y, por lo tanto, de nuestra piel. Por ello debemos hacer todo lo posible por evitarlo, para lo cual es esencial que organicemos nuestra vida y nos aseguremos de que elegimos aquellos caminos que nos ayudan a ser felices y a levantarnos cada día con una sonrisa.

En cuanto al paso del tiempo, hablamos de un tipo de envejecimiento más difícil de combatir, el cual deberá ser tratado a través de diferentes técnicas y tratamientos que vamos a analizar en el apartado siguiente.

Técnicas y tratamientos

Existen diferentes técnicas y tratamientos antienvejecimiento con los que vamos a poder disfrutar de una sustancial mejora del estado de nuestra piel.

Es importante tener en cuenta que todos ellos están enfocados a paliar los efectos negativos que hayan causado los factores externos e internos que mencionábamos en el apartado anterior, pero también van orientados a retrasar el envejecimiento prematuro y lograr un rejuvenecimiento de la piel que sea efectivo y que retrase los cambios naturales que se producen con la edad.

Entre los más populares podemos destacar:

Radiofrecuencia: se trata de un tipo de tratamiento no quirúrgico con el que se consigue tensar la piel. Una de sus principales ventajas es que consigue acceder a las capas más profundas de la dermis, lo cual ayuda a motivar la producción de colágeno, de manera que poco a poco iremos notando una mejoría añadida puesto que hablamos de un tratamiento antienvejecimiento.

Plasma pen: este proceso trabaja la epidermis a lo largo de todo el cuerpo, logrando eliminar el exceso de piel y motivando la generación de elastina y colágeno, con lo que disminuye tanto las arrugas como la flacidez.

Bioestimulación: se trata de una técnica antienvejecimiento que se basa en utilizar la propia sangre del paciente para mejorar la estructura de la piel, todo ello a través de un proceso que en pocos días logra grandes resultados.

Lifting: un proceso quirúrgico muy popular a través del cual se posicionan las estructuras naturales que, con el paso del tiempo, se han ido distendiendo o descolgando.

Láser: existen diferentes tipos de láser con los que vamos a poder acabar con algunas de las alteraciones de la piel más habituales, lo cual nos va a permitir lograr un rejuvenecimiento bastante interesante.

A través de estas técnicas recomendables para el rejuvenecimiento de la piel, vamos a tener la posibilidad de volver de nuevo a disfrutar de una segunda juventud, ya que tenemos a nuestra disposición distintas alternativas entre las que elegir, algunas de ellas que vamos a poder adoptar en nuestro día a día, mientras que otras están centradas en ofrecernos una mejora sustancial en un plazo mínimo de tiempo.

También te pueden interesar…